Posts etiquetados ‘Agencias’

Hagamos un poco de Historia sobre las agencias de publicidad tradicionales y sus servicios. La publicidad ha sido y es, el mágico y máximo poder de nuestro tiempo, la gran energía que impulsa y desarrolla a la industria, al comercio y a toda actividad y es, también, la influencia de mayor fuerza sugestiva para orientar a la humanidad hacia postulados sociales y políticos de libertad o servidumbre, para inducirla en creencias, para crear estados de oposición, para revolucionar los métodos para difundir aquello que es más conveniente, nuevo o económico para la comodidad o en la resolución de apetencias y necesidades.

 El aviso es la gran pieza del inmenso tablero publicitario y el medio publicitario por excelencia, para decir algo con un propósito de servicio o venta, crear una disposición, estimular el deseo de poseer o para dar a conocer algo nuevo y mejor que pueda interesar a la masa o a un sector de ella. Quien diga que las agencias de publicidad tienen un espíritu inmovilista, es que no se ha parado nunca a pensar en su historia. Hace falta que sobrevolemos rápidamente algunos puntos de inflexión estratégica de la misma, para poder evaluar las habilidades y las posibilidades que tiene una agencia de publicidad hoy.

Quien pierde los orígenes pierde la identidad y es precisamente esa identidad lo que proporciona a las agencias de publicidad una ventaja competitiva sobre las otras organizaciones más jóvenes y menos maduras para diseñar su futuro sobre la base de una experiencia, una cultura de empresa, y un alma, que son insustituibles. Claro está, que será una ventaja si la saben realmente aprovechar. Un siglo de reinvenciones para hacer frente a los constantes retos de las nuevas demandas de mercado, para adaptarse a las necesidades que en cada momento han manifestado sus clientes, y para defender la supervivencia económica de esta industria. No han habido errores, como fácilmente podríamos interpretar vistas las cosas como están ahora, sino “driblings” en situaciones de alto riesgo para el sector o de nuevas y cada vez más significantes demandas.

Las agencias de publicidad se llaman así desde que les dio nombre Volney Palmer, un agente publicitario independiente de origen americano hace casi siglo y medio. También fue él, a quien se le ocurrió ofrecer anuncios previamente escritos. Las agencias de publicidad como describe en su libro David Ogilvy, “Ogilvy y la publicidad” vienen de lejos, con un nombre que no es precisamente el más ajustado al entorno competitivo de nuestros días “¿qué es más, la palabra “agencia” = sucursal o delegación, según el diccionario – o la palabra “central” = oficina donde están reunidos o centrados varios servicios- o la palabra “instituto” = corporación científica”. No es caprichoso tomar en consideración esas asociaciones de ideas que contienen los nombres, pues son precisamente las centrales y los institutos quienes tienen mucho que ver con la credibilidad y la efectividad de las agencias en la situación actual.

 La industria publicitaria da un primer paso importante cuando en 1869, George Powell, publica el primer directorio de tarifas y circulación de los periódicos; y en 1875, introduce una única comisión fija del 15% como remuneración para las agencias y establece el concepto de agencia “Full Service”, que incluía la planificación, creación, producción y contratación de los anuncios publicitarios.

 A principios del siglo XX, las agencias comenzaban a actuar como asesores en marketing, era el marketing en ese entonces, una disciplina nueva que pocas empresas conocían y que poca gente comprendía sus reales alcances. Es precisamente la National Association of Teachers of Advertising la que en 1915 forma el núcleo que, tras empezar a editar el Journal of Marketing, verá cómo en torno a él se van juntando otros grupos profesionales para convertirse finalmente, en 1937, en la actual AMA. American Marketing Association. Pero los grandes retos de reinvención vienen impuestos cada vez que nace un nuevo y poderoso medio, el cual, obligaba a las agencias a repensar cuáles eran de ser sus reales funciones y servicios a prestar, cuál es la estructura de la empresa, y el sistema de trabajo, que por obvias razones ya no podían seguir siendo los mismos que los de antes de la llegada del nuevo medio, ejemplos: la radio y la televisión.

Lic. Javier Furman Pons

 

Anuncios

 

Los ardorosos cambios que impactaron con vehemencia en los diferentes contextos políticos, sociales y económicos que acontecieran en los últimos 30 años alrededor de todo el mundo, han devenido en innumerables y profundas crisis de variadas magnitudes, que han impactado en las diferentes sociedades del globo de las más variadas formas. Estos violentos cimbronazos han generado profundas disrupciones en los componentes de la  sociedad consumidora y tomadora de bienes y servicios, que sin lugar a dudas ha cambiado radicalmente.  La velocidad a la que devienen estos cambios, hace que el consumidor, viva un proceso de constante modificación de sus hábitos y formas de consumo y en consecuencia, que experimente repentinas modificaciones en sus exigencias, impulsadas básicamente por un quiebre de origen cultural en sus motivaciones esenciales.

En este contexto, las empresas y organizaciones actuantes en el mercado, principalmente aquellas que históricamente se desempeñaban en la industria publicitaria y de las comunicaciones, se han visto obligadas a enfocarse vigorosamente en la especialización de sus servicios, a la readaptación al medio, y a la correspondiente redefinición de sus visiones de negocio, tendientes a lograr una mejor comprensión del consumidor y así generar una eficiente proceso de conexión entre marcas y consumidores para los anunciantes que componen sus portafolios de clientes.  Pero hagamos un poco de Historia sobre las agencias de publicidad tradicionales y sus servicios profesionales.

Lic. Javier Furman Pons